Skip to content Skip to footer

COMUNIDAD DE ORACIÓN Y
EVANGELIZACIÓN HIJAS DE
MARÍA SANTÍSIMA

COEHMS República Dominicana

La Comunidad de Oración y Evangelización Hijos de María Santísima (COEHMS) es una familia de católicos de todas las edades y condiciones, unidos por el amor de Jesús y la acción del Espíritu Santo. Nos reunimos para orar, aprender y crecer en nuestra fe, bajo la guía de la Virgen María, para poder ser testigos de su amor en el mundo.

Nuestra Historia

En un pequeño cuarto de oración en Santo Domingo, República Dominicana, un grupo de hombres y mujeres se reunieron en 1994 para pedir la intervención de Dios en la vida de uno de ellos, que estaba experimentando una fuerte opresión espiritual. Las reuniones semanales se convirtieron en un espacio de encuentro con Dios, de sanación y conversión. Los testimonios de los participantes impactaron a muchos otros, que se unieron al grupo. En poco tiempo, el grupo creció en número y en profundidad espiritual. Se hizo evidente que Dios estaba llamando a esta comunidad a algo más: a convertirse en una verdadera comunidad de laicos que no solo se enfocara en el crecimiento personal, sino que también trabajara mancomunadamente en la transformación de la sociedad como Iglesia Católica, asumiendo responsablemente su vocación de bautizados. Así nació la Comunidad de Oración y Evangelización Hijos de María Santísima (COEHMS). Esta comunidad, guiada por el Espíritu Santo y bajo la protección de la Virgen María, está comprometida con la evangelización y la transformación de la sociedad. Sus miembros se reúnen regularmente para orar, aprender y crecer en su fe, y para trabajar juntos por un mundo más justo y misericordioso.

FRUTOS DE COEHMS

Los frutos de la COEHMS son un testimonio de la obra de Dios en el mundo. La comunidad es un lugar donde las personas pueden crecer en su fe, dar testimonio de Cristo y trabajar por la transformación de la sociedad.

DONA Y APOYA LA DONACIÓN

Una pequeña donación puede tener un gran impacto en la vida de quienes más lo necesitan.
Juntas, como familia de fe, podemos iluminar el camino de esperanza.