Hoy celebramos el día de Santa María de la Oh, Nuestra Señora de la Esperanza

Hoy celebramos el día de Santa María de la Oh, Nuestra Señora de la Esperanza

 

Según la tradición, desde muy antiguo en las vísperas del 17 de diciembre hasta las vísperas del 23, la Iglesia reza en la Liturgia de las Horas, antes del Magníficat, unas antífonas que comienzan con la palabra “Oh”.

“Oh Sabiduría… Oh Adonai… Oh renuevo del tronco de Jesé… Oh llave de David”, son algunas invocaciones con que empiezan estas invocaciones y que expresan la actitud de maravilla, expectativa y esperanza que tuvo la Virgen ante la llegada del Mesías y que la Iglesia renueva con alegría cerca de la Navidad. De esta manera surgió la advocación mariana de Santa María de la “Oh” que se celebra cada 18 de este mes.

Por otro lado, se dice que ya en los primeros siglos del cristianismo los fieles querían celebrar la dulce espera de la Virgen María. Es así que en el 656, durante el décimo concilio de Toledo en España, se instituyó la fiesta mariana de la “espera o expectación del parto” y que fue fijada para el 18 de diciembre.

Es así que en esta fecha se festeja a la Madre de Dios como Santa María de la Oh, la Virgen de la expectación del parto y Virgen de la esperanza.                 

Este artículo fue tomado de la pagina de ACIPRENSA


     

   Hoy día 18 de diciembre, la Comunidad Hijos de María Santísima festeja con alegría esta hermosa advocación mariana de la dulce espera, por ser nuestro fundador el Padre Darío Bencosme administrador de la Parroquia que lleva por nombre Nuestra Señora de la Esperanza. La Eucarística en honor de las fiestas patronales sera presidida por Su Excelencia Reverendísima Monseñor Francisco Osoria, Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo a las 7:00 pm.

 

Oración

Ruega por nosotros, Madre de la Iglesia. Virgen del Adviento, esperanza nuestra, de Jesús la aurora, del cielo la puerta. Madre de los hombres, de la mar estrella, llévanos a Cristo, danos sus promesas. Eres, Virgen Madre, la de gracia llena, del Señor la esclava, del mundo la Reina. Alza nuestros ojos, hacia tu belleza. ¡Amén!

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *