«HAY MILAGROS QUE SOLO PUEDEN OCURRIR SI TENEMOS UN CORAZÓN DE NIÑO». Misa del Papa en Rakovski, Bulgaria

"HAY MILAGROS QUE SOLO PUEDEN OCURRIR SI TENEMOS UN CORAZÓN DE NIÑO". Misa del Papa en Rakovski, Bulgaria

“La Primera Comunión es ante todo una fiesta en la que celebramos que Jesús quiso quedarse siempre a nuestro lado y que nunca se separará de nosotros”: lo dijo el Papa Francisco en la Santa Misa con primeras comuniones que presidió en la mañana de este 6 de mayo en Rakovski, en su segundo día de visita a Bulgaria, en el marco de su 29° Viaje Apostólico internacional.


Comenzando su homilía, el Papa dirigió a los 245 niños  llegados a Rakovski de todas partes de la “Tierra de las Rosas”,  el hermoso saludo que se usa en su país durante el tiempo pascual: «Cristo ha resucitado». Una frase que expresa – explicó el Santo Padre – “nuestra alegría como cristianos, discípulos de Jesús”. “Estamos contentos porque Él está vivo y presente entre nosotros, hoy y siempre”.  «Éstá aquí con nosotros, por eso hoy lo podemos encontrar en la Eucaristía». «No lo vemos con estos ojos, pero lo vemos con los ojos de la fe”.

Los milagros acaecen con el corazón de niños

Francisco recordó a los pequeños vestidos de blanco, que el “milagro” de la multiplicación de los panes y los peces comenzó “de la mano de un niño que llevó lo que tenía”. Y también hoy, les dijo, se produce otro milagro de la mano de niños: “el milagro de hacernos recordar a todos los mayores aquí presentes el primer encuentro que tuvimos con Jesús en la Eucaristía y poder dar gracias por ese día”.

El Pontífice explicó a continuación que hay milagros que pueden ocurrir sólo si tenemos un corazón de niño: “como el vuestro, – les dijo – capaz de compartir, soñar, agradecer, confiar y honrar a los demás”. “El Señor los necesita para poder realizar el milagro de que su alegría llegue a muchos de vuestros familiares y amigos”. “Hacer la Primera Comunión – prosiguió Francisco – significa querer estar cada día más unidos a Jesús, crecer en amistad con Él y que otros también puedan disfrutar de la alegría que nos quiere regalar”.

El documento de identidad del cristiano

Expresando su alegría de compartir con ellos “este gran momento” y de “ayudarlos a encontrar a Jesús”, el Santo Padre les explicó cuál es el «documento de identidad» de un cristiano:

“ Dios es nuestro Padre, Jesús es nuestro Hermano, la Iglesia es nuestra familia, nosotros somos hermanos, nuestra ley es el amor ”

Vivir con un corazón lleno de alegría

Concluyendo su homilía, el Papa los animó “a rezar siempre con el entusiasmo y la alegría” que tienen hoy. «Recuerden, les dijo, que este es el sacramento de la Primera Comunión y no de la última, acuérdense que Jesús los espera siempre”. “Les deseo que hoy sea el inicio de muchas comuniones, para que su corazón esté siempre como hoy, en clima de fiesta, lleno de alegría y, sobre todo, de gratitud”.

Al finalizar la Homilía el Papa comenzó un diálogo con los niños sirviéndose de la presencia de traductores de lengua búlgara. Nuestro «apellido» es «cristianos», les dijo el Papa a los pequeños, reiterando el concepto de la Iglesia como «familia», de ser «amigos» y «hermanos».


Antes de dar la primera comunión a los 245 niños búlgaros presentes en la Iglesia del Sagrado Corazón de Rakovski, el Pontífice les dirigió espontáneamente estas palabras:

«Queridos niños y niñas,

ahora recibirán a Jesús. No se distraigan, no piensen en otras cosas, sólo piensen en Jesús. Vengan al altar para recibir a Jesús en silencio; guarden silencio en su corazón y piensen que esta es la primera vez que Jesús ha venido a ustedes. Después, vendrá muchas otras veces. Piensen en sus padres, en sus catequistas, en sus abuelos, en sus amigos y si han peleado con alguien, perdónenlo de corazón antes de venir. En silencio, nos acercamos a Jesús».

 

Tomado de VATICAN NEWS.

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.