BARCO HOSPITALARIO AL SERVICIO DE LOS PUEBLOS AMAZÓNICOS

BARCO HOSPITALARIO AL SERVICIO DE LOS PUEBLOS AMAZÓNICOS

 

«Un saludo cordial, de corazón, a todos los habitantes de los pueblos de la Amazonia» fueron las palabras del Papa a través de un vídeo grabado en la Biblioteca privada del Palacio apostólico el pasado lunes 5 de noviembre, con ocasión de la audiencia a los obispo de Óbidos, en el estado brasileño de Pará, monseñor Bernardo Bahlmann.


En español, el Pontífice expresa el «cariño muy grande» que lo une a las poblaciones indígenas: «ustedes -dice dirigiéndose a ellos- cuidan la tierra, aman la tierra, aman la naturaleza y aman a Dios». De ahí, la exhortación a «seguir adelante» y un particular «saludo a todos aquellos que trabajan en el barco-hospital, que va a hacer tanto bien en esos mil kilómetros de recorrido, a tantos pueblos». Durante la audiencia, de hecho, el prelado franciscano -junto a los frailes Francisco Belotti y Afonso Lamberti Obici — les presentó con un breve vídeo la iniciativa del “barco-hospital Papa Francisco”, mostrándole también un modelo de la embarcación. Se trata, explicó, de un proyecto destinado a cubrir un millar de kilómetros ofreciendo asistencia médica a las comunidades que viven a lo largo del río Amazonas,Trobetas, Nhamundá, Tapajós y a 12 comunidades, por un total de setecientas mil personas atendidas.

 

La idea nació durante la Jornada Mundial de la Juventud 2013 en Río de Janeiro. El mismo Papa lo sugirió cuando visitó el hospital carioca, São Francisco de Assis na Providencia de Deus y le preguntó a fray Belotti si sus confraternos estaban presentes en el Amazonas, alentando una nueva misión en la región.

 

En 2015, se finalizó el proyecto y el 27 de diciembre lo anunció monseñor Bahlmann en la Oficina de Prensa de la Santa Sede junto con otras iniciativas franciscanas para los pueblos amazónicos. Ahora el barco debe comenzar a navegar a partir del próximo febrero, transportando médicos y personal sanitario que, en colaboración con algunas universidades locales, participarán en campañas de prevención, promoverán exámenes e investigaciones entre la población, pero también actividades educativas y culturales.

 

Texto tomado de L'Osservatore Romano

 

 

compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *